Physical Therapy Session

Cervical

Los síntomas más comunes de la patología cervical son dolor y rigidez en la zona lesionada y adyacente. También se producen contracturas musculares y signos neurológicos, puesto que condiciona y tiene importancia la postura del cuerpo, la tensión de los músculos y también la movilidad.

En el tratamiento conservador se realizará terapia manual mediante suaves movilizaciones para aumentar el espacio intervertebral y de esta forma aliviar los síntomas del paciente, a la vez que relajamos toda la musculatura adyacente y trabajamos el dolor de origen nervioso que pueda producirse.

El objetivo del tratamiento es disminuir los síntomas y evitar que la lesión vaya a más:
•    Trabajo de movilidad activa y pasiva de la zona cervical y dorsal sin dolor.
•    Mantener una flexibilidad óptima de los tejidos adyacentes a ésta región.
•    Terapia manual sobre la musculatura para que disminuya la tensión en la zona y realizar actividades suaves, como puede ser el ejercicio físico.
•    Cuidar la “higiene postural” en reposo, en el trabajo o en cualquier actividad ya que ésta influye directamente en el desarrollo de la evolución, y recurrir a la toma de analgésicos en los momentos en que se convierta en insoportable el dolor cervical.